¡Los hipopresivos no venden, pilates sí!- La controversia está servida-

Los hipopresivos no venden, pilates sí-, palabras textuales de un gerente de una instalación deportiva como contestación a mi petición de cambiar el nombre actual de la clase, Pilates, por Técnicas Hipopresivas que, junto con stretching y algo de yoga, son las disciplinas se están dando en realidad; digamos que poco que ver el nombre con el contenido.

Al principio de asignarme esta clase  ubicada en el horario de actividades el viernes por la tarde, casi no tenía clientes dispuestos en hacer una clase de Pilates en este horario. Pero la situación cambió con el paso de las semanas cuando empecé con la “terapia en el vestuario” sobre la importancia de las Técnicas Hipopresivas para la salud y para la vida diaria, y como excelente complemento al resto de actividades más agresivas programadas durante toda la semana. Por qué esta obsesión en machacarnos en el gimnasio? No se supone que vamos a buscar salud? Este sería tema de otro artículo, pero la cuestión es que las mujeres, principales clientas de las clases dirigidas en esta instalación, me prestaron atención y poco a poco la clase se fue llenando hasta conseguir un bonito grupo fiel de los viernes por la tarde. Casualmente, todas están de acuerdo que se sienten muy a gusto al terminar la clase y que en seguida notaron los efectos de los hipopresivos, lo cual las anima en seguir asistiendo  a pesar de que es en hora de quedar con los amigos/pareja para ir a “tomar algo”. ¿Tal vez no sea tanta casualidad y será que las Técnicas Hipopresivas son beneficiosas?

Desafortunadamente, hay profesionales con una mente cerrada y con poca visión de negocio y de conocimiento hacia las nuevas tendencias del fitness y de la salud, y con poco interés en querer informarse, formarse y experimentarlas. Afortunadamente, no son muchos, y lo demuestra la gran cantidad de alumnos que se han formado en Low Pressure Fitness  (LPF) en España en este último año. Otro detalle importante a considerar es las muchas personas que han hecho su testimonio describiendo su más que satisfactorio agradecimiento con los hipopresivos por haberles ayudado a prevenir y a mejorar alguna patología o molestia que estaban sufriendo o con muchas posibilidades a desarrollar por su estilo de vida. Y con mi experiencia como profesional en LPF, aun es momento que alguno de mis clientes tenga alguna queja al respeto. Entonces, ¿seguro que los hipopresivos no venden? Creo que ya saben la respuesta.

Regina Carbó

PT especialista LPF

hipobusiness

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s