DOLOR CRÓNICO, QUÉ ES Y CÓMO ALIVIARLO Y LPF

Esta es una pregunta que hacen frecuentemente quienes sufren dolor, y a veces no es fácil de responder. En este artículo vamos a tratar de hacer una breve explicación sobre el dolor crónico y algunas soluciones médicas y deportivas para aliviar sus efectos.

Sabemos que el dolor suele ser un aviso del cuerpo de que algo marcha mal, puede ser un amigo o un enemigo. La causa más frecuente de dolor es la detección por parte del cuerpo de una lesión en los tejidos o la presencia de una enfermedad. La intensidad de los dolores habituales responde más o menos exactamente a la gravedad del trastorno físico. Si el dolor se alivia con analgésicos corrientes, probablemente desaparecerá en unas horas o unos días. Si es alarmante o intenso, conviene acudir al médico lo antes posible. No hay un momento concreto a partir del cual pueda afirmarse que un dolor de corta duración se ha transformado en crónico, depende de la enfermedad. En términos generales, se entiende que hay dolor crónico cuando éste se prolonga durante más de tres meses y no se alivia con tratamientos médicos ni quirúrgicos.

El dolor crónico también puede deberse a una enfermedad activa, como sucede con el dolor de espalda o de piernas (un dolor que se siente en la espalda o en las piernas que puede ser debido a enfermedades de columna), el síndrome del dolor regional complejo (que suele presentarse en los pies o en las manos tras una lesión, como la fractura de un hueso), el dolor que sigue a una intervención quirúrgica (que  haya causado lesiones nerviosas) o las neuropatías dolorosas (trastornos neurológicos debidos a lesiones de los nervios que generan dolor crónico intenso)

Los tipos de dolor crónico más comunes, como el dolor lumbar, la artritis o la cefalea recurrente (incluida la migraña), son tan frecuentes que a menudo se consideran una parte normal e inevitable de la vida. Aunque pocas personas mueren de dolor, muchas fallecen padeciendo dolor, y son aún más numerosas las que viven con dolor.

Aunque no hay datos epidemiológicos exhaustivos sobre la Unión Europea, el dolor crónico es sin duda un trastorno muy común. Se calcula que afecta a unos 70 millones de personas en Europa occidental. En España, la Sociedad Española del Dolor estima que el 11% de la población, es decir cerca de 4,5 millones de personas, sufren de dolor crónico.

Y que se puede hacer al respeto? Para afrontar una patología o enfermedad cualquiera que sea el origen, hay que asegurarse de afrontar a la vez el triángulo físico, mental y emocional de la persona, pues si uno de estos tres vértices falla, la recuperación del paciente se puede dilatar en el tiempo y no alcanzar la sanación. Por este motivo, aquí se quiere presentar dos acciones fundamentales para afrontar el dolor crónico, como son la asistencia a una Unidad del Dolor, dónde encontrará un conjunto de profesionales para afrontar el tratamiento desde una visión integrada, y el seguimiento de la terapia física Low Pressure Fitness (LPF) para el control, mantenimiento y alivio del dolor.

LA UNIDAD DEL DOLOR

Si sufres dolor crónico puedes recurrir a una Unidad de Dolor, que la encontrarás tanto en centros  sanitarios públicos como privados.

 El equipo de trabajo de una Unidad cuenta con un equipo asistencial formado por médicos de diferentes especialidades  y enfermero/as dedicados específicamente al tratamiento del dolor. Suele estar coordinado por un médico anestesiólogo especialista en el tratamiento del dolor, además de otros especialistas como son los neurocirujanos, traumatólogos, rehabilitadores, fisioterapeutas, reumatólogos, oncólogos, psicólogos, psiquiatras o médicos de atención primaria, entrenadores personales…

Te propondrán un plan de tratamiento integral con el que poder recuperar en la medida de lo posible tu bienestar físico y emocional. Los principales tratamientos son farmacológicos, técnicas quirúrgicas, rehabilitación y apoyo psicológico.

A una Unidad del Dolor acuden fundamentalmente pacientes con problemas de:

  • Columna –  lumbalgia, cervicalgia, dorsalgia, lumbociática, dolor de la espalda operada o espalda fallida, radiculopatía,  estenosis de canal, etc…- ciáticas, sacralgias, dolor miofascial o dolor muscular  (contracturas persistentes que no se han aliviado con los tratamientos convencionales)
  • Pacientes con dolor neuropático (neuropatía diabética, neuropatías periféricas, neuralgia postherpética, neuralgia del trigémino, dolor regional complejo…), fibromialgia o con molestias severas por artritis o artrosis más frecuentemente en columna, hombros, caderas o rodillas.
  • En colaboración con los servicios de Oncología, en las Unidades del dolor también tratan el dolor oncológico.

TERAPIA FÍSICA LOW PRESSURE FITNESS

Low Pressure Fitness (LPF) es un sistema de entrenamiento físico respiratorio y postural innovador, que combina stretching miofascial, ejercicios neurodinámico e hipopresivos. Con la práctica habitual de LPF se consiguen múltiples beneficios, tales como reeducación postural, solucionar patologías del suelo pélvico,  mejorar en los parámetros respiratorios y sanguíneos, prevención de hernias (discales, abdominales, inguinales), mejorar el rendimiento deportivo y la estética, así como la función sexual.

En el caso que nos ocupa del dolor crónico, la práctica de ejercicio físico está más que recomendada, pero no todo vale, pues la persona puede padecer muchas limitaciones dado su estado físico frágil. Para estas personas, lo que más les conviene es mantener la movilidad corporal y, sobretodo, un buen todo de la musculatura de la espalda y abdominal. Además, el ejercicio físico también les aporta una oportunidad para relacionarse con otras personas y sentir que su cuerpo está vivo aunque esté enfermo.

Además, algunos de los tratamientos que se les aplica a las personas con dolor crónico serían más efectivos, o las consecuencias post tratamiento menos traumáticas si antes de iniciarlas el paciente presentará un buen tono de la musculatura a la zona a tratar.

Por todos estos motivos, la práctica de Low Pressure Fitness es ideal para ellas, y lo que consiguen es:

  • Tonificar la faja abdominal, ganando tono de base de toda la musculatura que forma parte de la misma. Con una faja abdominal competente, los músculos hacen de sostén, liberando así de peso a la columna. Conviene recordar que son los músculos de la faja abdominal los que sostienen, y no le corresponde esta función a la columna.
  • Mantener y, en caso de pérdida, recuperar el espacio intervertebral y la movilidad articular de la columna. Cuando las vértebras pierden el espacio que las separa entre ellas, se producen protrusiones, hernias y pinzamientos de los nervios que pasan a través de ellas, y dan lugar a problemáticas como lumbalgias o citálgias.
  • Mejorar la postura general del individuo, y toma de conciencia de la misma para mantenerla en el tiempo.
  • Estiramiento de la musculatura de la parte superior de la espalda, zona que habitualmente se encuentra contracturada.
  • Aprender a respirar correctamente. Con la respiración y la relajación del diafragma, se consigue liberar tensiones y mejorar el estado emocional del practicante, que aprende a gestionar mejor la sensación causada en el cuerpo por el estrés y los estados alterados de ánimo.
  • Integrar un buen hábito de vida dentro de la rutina diaria del cliente

ALGUNOS CONSEJOS PROFESIONALES

Cuando la persona sufre de dolor crónico, es necesario que se busquen las causas que lo ha llevado a esta situación indeseable. Es importante la terapia psicológica a nivel de gestión de las emociones, más allá de las puramente causadas por el dolor.

Es importante destacar también la alimentación como un factor clave para la superación de determinados factores que causan dolor mencionados anteriormente. Un organismo sano, detoxificado y fuerte podrá recuperarse, tanto física como emocionalmente antes delante de cualquier tratamiento que se le tenga que aplicar. Por este motivo, se recomienda asistir a un nutricionista para que le ayude a marcar unas buenas pautas alimentarias y suplementación si es necesario, adecuadas a sus necesidades individuales.

Además, infórmese en la Unidad del Dolor que tenga más cerca, que tenga todos los profesionales necesarios acorde a su situación, pues una visión integrada por diferentes especialistas sobre una enfermedad acostumbra a ser una buena decisión para solucionarla antes. Y entre ellos, como no, un especialista certificado en Low Pressure Fitness.

ITALO PISANI

Médico Anestesiólogo Especialsita en el tratamiento y Estudio del Dolor -649034623 – Vilafranca del  Penedès -Serveis Mèdics Penedès-www.smp.cat

 REGINA CARBÓ

Terapeuta Especialista Low Pressure Fitness -647626889- Vilafranca del Penedès-www.reginacarboecofit.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s